La desfloración de Lidia

 

 

 

Es algo que me ocurrió en mi adolescencia, en aquella época la cual se disfrutar más que la actual, por la morbosidad de lo nuevo. Os voy a relatar mis experiencias que tuve en mi adolescencia.

 

Desde ese día mi relación con Lidia en el plano respecto al sexo se había convertido en solo una idea desvirgarla y ella lo sabía, aunque realmente lo deseaba tenia miedo a la primera vez pues no deseaba que la hiciera daño y menos el quedarse embarazada.

 

Cada día que iba a su casa de Lidia a recogerla me quedaba mirando a su madre, últimamente la veía muy hermosa y creo que estaba cada día mas arreglada. Lidia empezaba a estar cada vez más celosa de mis atenciones a la madre en vez de ella, ya que le ayudaba a todo lo que podía. Y en verdad lo hacia sobre todo por poder sentir al menos una caricia. Como la vez que le acompañe al supermercado, nada mas entrar nos dirigimos hacia la parte de la ropa interior donde me pedía opinión sobre mis gusto de los modelos de ropa interior y cual me excitaba, mas tarde en la parte de la droguería donde los perfumes y demás cosas me llevo donde se encontraba los preservativos comprándome algunos y una crema lubricante, yo me sentía un poco cohibido.

 

Las semanas pasaron y la relación entre lidia y yo se fue deteriorando asta que cierto día quedamos para hablar sobre nuestra relación y replantearnos la situación. Vaya fin de semana pensaba yo, viernes noche y quedar para romper. Ese día llegue a su casa, después de llamar a la puerta Lidia me abrió la puerta estaba distinta a los demás días no se estaba diferente, nada mas entrar el típico beso dándome cuenta que tenia los labios pintados y olía a perfume... Era el de Rosa su madre. Nada mas entrar me fije como estaba vestida y su forma de mover el culo todo diferente en ella, me dijo -"entra no te quedes en la puerta, pasa que tenemos mucho que hablar, y mucho mas que hacer"-, me quede intrigado.

 

Nada pasar al salón me di cuenta que nos encontrábamos solos en la casa, recuerdo ese día por lo extraño que fue pues su conversación empezó como -"he estado hablando con mi madre de nosotros, le he contado mis dudas, mis temores e incluso mis miedos, le he contado que ya no nos comportamos igual desde el día que nos pillo, que tu estas distinto e incluso mas alejado"-, me quede bastante sorprendido, pero volvió a comentar -"mi madre me a aconsejado que lo que nos pasa que nuestra hora de ser adulto a llegado que deberíamos hacer el amor y disfrutar de nuestro cuerpo plenamente, la verdad cuando mi madre me lo contaba me quede también bastante sorprendida"- puso una pausa mirándome a los ojos para seguir -"ayer me llevo de tiendas para comprar unas cosas y prepararme, nos dirigimos a una tienda a comprar algo de ropa que según ella que te gustaría a ti... como a todo hombre le gusta, mas tarde entramos a comprar productos de belleza"-, paro de hablar trago saliva y volvió a continuar -"pero lo mas sorprendente lo que hemos hoy, sea ido con mi padre de cena para acabar en el cine y de esta manera nos dejaba la casa para nosotros dos al menos durante cuatro horas.

 

Me ha preparado un baño con sales, luego me dio un masaje el cual me untado crema por todo el cuerpo, me ayudo a depilarme y me corto mis vellos púdicos, pero lo mas increíble fue a la hora de ayudarme a vestirme me estuvo explicando como debía de actuar ante un chico no solo en la primera vez lo que debo de saber, y ante ti es el resultado, que te parezco".

 

Delante de mía dio varias vueltas se giro ante mi persona, no era la chica la cual pensaba que era este tiempo. Lidia se mostraba vestida muy elegante con traje compuesto con una falda y una chaquetilla a juego, medias y tacones del mismo color que el resto, pintada y perfumada. Me acerque a ella colocando mis manos sobre su cuello para posar mis labios sobre sus labios y de forma tierna y suave le empecé a besar para que poco a poco nuestras lenguas se encontraran y juguetearan. Una de mis manos fue bajando por su cuello espalda asta la cintura para redondearla y subir de nuevo hacia sus pechos los cuales asta ese día no los había tratado atención que debían, mis labios se separaron de los suyos para buscar su cuello y su lóbulo de la oreja, lo cual a Lidia se le escapo varios jadeos dándome cuenta que estaba disfrutando, ella no se quedo atrás bajo sus manos por mi pecho abriéndome la camisa botón por botón e introduciéndolas dentro me fue acariciando mi pecho, mientras una de sus manos la dirigió hacia mi espalda la otra fue bajando asta mi entrepierna la cual noto el bulto que marcaba tocándolo por encima de mi pantalón.

 

El ambiente cada momento mas caldeado ambos sentado en el sofá, besándonos y acariciándonos en un primer momento, para pasar yo a abrir esa chaquetilla deteniéndome ella y decirme -"aquí no... Subamos a mi cuarto"- y cogiendome de la mano me llevo hacia el, tras entrar cerro la puerta y me empujo sobre la cama dejándome caer, Lidia ante mi se fue despojando de la chaquetilla mostrándome en sujetador muy hermoso de encaje blanco y de media copa, cuando fue a quitarse la falda la detuve yo trayéndola hacia mi, besándola con pasión, echándola junto a mi.

 

Mis manos fueron a buscar sus pechos para mas tarde mi boca, ella me despojo de mi camisa para pasar sus labios por mis pechos y mordisquear los pezones, su madre la había adiestrado de momento muy bien, la coloque cojiendola por la cintura sobre mi. En el transcurso fue desapareciendo mi pantalón, hasta quedarme en calzoncillos y esto duro poco pues introdujo su cabeza entre mis piernas para meterse mi verga en su boca y hacerme la mejor mamada que asta entonces ella me había proporcionado. La gire sin que ella sacara mi verga de su boca colocándola sobre mi rostro, antes le quite la falda quedándome bastante sorprendido al ver que llevaba un corpiño con ligueros lo cual Lidia noto que me había gustado y en ese momento comenzamos un 69 pero antes le quite sus braguitas, para comenzar haciéndole llegar a un orgasmo asta que se corrió sobre mi boca, mis dedos no solo jugaban con su vulva sino poco a poco le fui introduciendo no solo un dedo sino dos dentro de su ojete, al principio con algo de negativa pero fue accediendo.

 

Cuando notamos que estábamos preparados me puse un condón, la coji de la mano y le exclame -"si te ves preparada lo hacemos, para si te hago mucho daño"-, pero cojiendola por el tronco se la fue colocando sobre su vagina frotándola al principio para de un golpe le entro la mitad, tubo que sujetarse sobre el cabecero de su cama pues el dolor tan placentero que le entro apenas pudo acallarlo dando mas de un grito de gusto mas que de dolor, muy lentamente sus vaivenes los fue acelerando al tiempo que yo le fui comiendo sus pechos ya desprendido de su sujetador.

 

Mi posición semi sentado echado sobre el respaldar de la cama con mis piernas semi flexionadas y ella botando sobre mi, le fui acariciando por su espalda, creía mas de una vez que estaba como poseída pues cuando en uno de sus movimientos se le clavo en su totalidad mi miembro chocando su pubis contra mis testículos y notando como fue acelerando para alcanzar ambos nuestro primer orgasmo a la vez. Sacándola de su vagina me quite el preservativo todo lleno de sangre y jugos vaginales, ella se acerco a mi verga limpiándola y tragando todo mi semen asta dejarlo de nuevo listo, sin que yo se lo pidiera se coloco al revés ofreciéndome su culo advirtiéndome antes -"hazlo despacio, no me hagas mucho daño pues tu la tienes muy gruesa"-, pero mi idea no era todavía esa sin decir palabra me coloque un nuevo condón, mientras Lidia se coloco a cuatro patas con su culo ofrecido en su totalidad se apoyo a los hierros de su cama la parte trasera esperando a ser embestida.

 

Me fui acercando con mi miembro en la mano posando mi otra mano sobre una de sus nalgas pose mi grande sobre ella recorriendo su canalillo asta su entrada cerrando ella los ojos, pero yo lo descendí aun mas asta la apertura de su vagina la cual la fui introduciendo muy despacio asta la mitad y de golpe entera el segundo, haciendo que soltara un grito bien fuerte de dolor al sentirla nuevamente dentro e incluso creo que estaba aun mas dura que antes. Mis manos las coloque sobre sus mamas cojiendola fuertemente, pellizcando sus pezones y mi boca fue buscando la suya, ya no era amor ni pasión era sexo.

 

Ella se sentía llena apenas se podía mover, me pedía -"métemela por el culo, quiero que sea tuyo, o córrete sobre mis pechos"- apenas nos podíamos reconocer, era increíble en un momento eche mi cuerpo hacia atrás arqueándome haciendo que mi grande tocara la parte superior de su vagina haciéndole sentir un nuevo orgasmo por su parte, lo cual facilito mi idea pues coji un bote que coloque antes sobre su mesita de noche. Cogiéndolo lo abrí y coji algo de crema vertiéndolo sobre su ojete noto ella algo frió y húmedo pero dejándose hacer pues sabia lo que mas tarde pasaría.

 

Con la ayuda de mis dedos le fui introduciendo todo el lubricante dentro de su ojete para cuando decidí que ya estaba preparada saque mi verga de su vagina y poco a poco sin prisa le fui introduciendo dentro de su culo, le fue entrando la cabeza sacándola para volverla a meter asta la mitad, sus alaridos y gritos acompañados por insultos y de todo. Una de mis manos le seguía frotando la vulva no dejándola en paz dolorida pero deseosa de ser penetrada. Cuando por fin la penetre totalmente era algo maravilloso asta que sentí como me corría dejándome caer sobre ella, nos separamos volviéndome a quitar ese preservativo algo lleno de mierda y lubricante.

 

Mi miembro semi erecto después de dos corridas y la verdad las suyas las había perdido de contar lo cual descubrimos que era multiorgasmica, se fue hacia mi y después de besarnos bajo por mi cuerpo asta de nuevo meterse mi miembro en su boca asta hacer de nuevo que este listo, esta vez ella fue quien se monto sobre mi pero se coloco dándome la espalda y no me dejo colocarme el condón pues quería sentirla, quería saber como ese tronco de carne y venas se siente dentro de su vagina, nada mas entrar sentí yo mismo ese calor que produce una vagina ya no tan virgen, se arqueo hacia mi queriendo de esta manera como mi miembro frotaba en cada vaivén, me dijo en un momento -"cuando sientas que te vayas correr sácala que la quiero en mi boca"-, y tras diez minutos de sexo, le avise levantándose y tras darse la vuelta se la introdujo en su boca chupándomela asta hacer que me corriera tragándosela en toda su totalidad y no dejando escapar ni una gota.

 

Nos quedamos en la cama tendido miramos el reloj dándonos cuenta que estuvimos al menos tres horas haciéndolo, Lidia se había quedado dormida por lo que me levante le abrí la cama y cojiendola la introduje en la cama arropándola mas tarde. Yo por mi parte recogí mis ropas deseaba darme una ducha, cuando escuche un ruido me asuste muchísimo por lo que quede tras la puerta escondido, escuche el sonido de cómo alguien iba subiendo las escaleras y se dirigían al cuarto continuo, pero antes una silueta apareció al entreabrir la puerta de la habitación de Lidia para observar que se encontraba dormida. La sombra se acerco hacia la cama para descubrir cuando se agacho a darle un beso en la mejilla que era su madre, la cual cuando se giro para salir de la habitación me descubrió semi desnudo detrás de la puerta.

 

Rosa se dirigió hacia mi para decirme en voz baja -"que haces aquí, creía que ya te habías marchado"-, le conteste -"acabamos de acabar, Lidia sea quedado dormida y yo creía que me daba tiempo de darme una ducha antes de marcharme"-. Rosa de nuevo me dijo -"mira cuando te diga vete al baño, que le voy a decir a Pedro (su marido) que me voy a dar una ducha" y tras desaparecer por la puerta, unos toques a la puerta me avisó que debía de irme al cuarto de baño, tras entrar orine rápidamente me introduje en el plato ducha y darme un enjuago, para cuando salí a coger la toalla allí estaba Rosa, mirándome con la toalla en la mano y en camisón.

 

Alargo la mano ofreciéndome la toalla, comentándome -"que buen cuerpo tienes, que suerte tiene mi hija y que envidia aunque sana me da". Recogí la toalla, secándome delante de ella ante su mirada, su conversación la dirigió hacia la relación que habíamos mantenido esa noche su hija y yo, si fue tan satisfactoria como deseaba. Se acerco hacía mi, dejándome caer la toalla a mis pies para besarme con pasión, pues me mordió el labio, su mano fue en busca de mi miembro ya casi erecto. Escuchamos a su marido llamarla por lo que tuvimos que dejarlo, me dijo Rosa -"vístete deprisa, en otro momento será"-, nada mas vestirme me acompaño a la puerta marchándome no sin antes darme un beso de buenas noches.

 

Cuando llegue a casa, mis padres no se alarmaron pues sabia donde estaban. Ese día yo me encontraba realmente feliz y realizado. Bueno aquí acaba otra historia más, espero que os haya sido tan satisfactoria como para mi relatarla, ya con el tiempo os contare más hazañas mías.

 

    

 
SECCIONES DE SEXO GRATIS
* NOVIAS Y ESPOSAS
* VIDEOS CASEROS GRATIS
* CONTACTOS GRATIS   contactos gratis
FOTOS GRATIS de sexo casero
      
 
WEBS AMIGAS
* JOVENES
* NOVIAS VESTIDAS

* VOYEUR

* SEXO GRATIS
* DOGGING ESPAÑA dogging en español
* WEBCAM DE CHICAS
 
Sexo Voyeur y camaras espias
 
 
OTRAS SECCIONES
* RELATOS EROTICOS
* JUEGOS EROTICOS
* HOROSCOPO
* BROMAS
 
Sexo Voyeur y camaras espias
 
 
sexo bisexuales

VOLVER A SEXO AMATEUR